Conociendo a: Theodoro Elssaca, poeta y artista visual chileno

Es un gusto y un honor presentar en esta página de PENSCZ a nuestro amigo Theodoro Elssaca, poeta y artista visual chileno que pronto presentará un nuevo libro: “Celebración del Instante

Invitamos a nuestros lectores hacer click abajo para descubrir a este artista:

THEODORO ELSSACA

También aquí encontrarán algunos poemas de su autoría:

LA FRAGUA

Para Alexander

 

En medio del bosque de olivos

veo cruzar lenta la luna llena.

entre el ramaje de copas emergentes.

A lo lejos el mar ruge y se levanta

mientras en la atalaya de la cetrería

el enigmático halcón está anunciando.

Estoy en el socavón de la noche.

El viento consume las velas sobre la roca.

La luna y los olivos me llevan a Palestina.

Voy a entrar al pasado de mi vida.

Peregrino, encuentro de los ancestros

                                                                       sus huellas,

la luna de concheperla es el espejo oracular

por milenios contemplaron su faz junto al laúd

escuchando leyendas de héroes y genios.

Soy el río, el laberinto, los ojos, la danza,

la atmósfera exhuberante de aromas vegetales

las arenas, los dátiles, los mármoles, la cítara

y sus poetas en la insondable noche de la noche

atizando la memoria de su sangre

                                                                       en la fragua.

EL SOMBRERO DEL TREN

Un animal antiguo reptil de la paleohistoria

serpenteando los valles centrales de Chile

cruzamos desde sus interiores ferruginosos

desiertos silentes hasta las alturas del cóndor y sus hielos

viajando-viajante-viejetero

la vida y sus minutos que se escurren como espermios salvajes

piedra ululante en medio de la noche

vamos

            vamos suspendidos en un largo silbato de lobo nostálgico

                        oscuros fogoneros alientan las lenguas rojas

en la espesa niebla grisácea

            el humo de la locomotora y el de mi pipa son uno mismo

diviso Lautaro entre los durmientes cuando los poemas láricos

            inundan en el aire las ventanas del coche comedor

                 aquella muchacha otoñal es la hermana muerta

                        la que apenas lo precedió – esperando al final del túnel

mientras los libros desteñidos en la lluvia

                        mezclan  su canto con aromas de café y mistelas

somos nosotros los fantasmas del arcaico tren diluído

            al paso de los bosques nativos del éter

                        óxidos de carros y utensilios

                                   que desconocidas manos tocaron

… fuímos paridos en las calderas solares que mueven al mundo

            relámpagos entre los rieles piernas largas del frío

                       

                        nos quedamos entre los vagones para siempre

surcando en el tren a vapor olvidados ramales de la noche

transformándonos en los únicos habitantes del planeta

sobrevivientes asombrados de la poesía

            latiendo en el vaivén inagotable del traka-traka  – tuk-tuk

afuera ya no existe nadie

            nadie avivará las tulipas

                        nadie más atravesará en la sordina

                                   la luna espejando sobre los rieles de plata

entonces bebo de un sorbo en las uvas rojas

            el movimiento agitado de las bielas

            bajo la luz macilenta de las farolas

            en cada estación

                        cuando me saluda

                                    Teillier con su sombrero viejo.

MIRADOR

Cruzan nubarrones:

caballos dantescos,

peces ciclópeos,

aves perdidas.

Todo va pasando

desde aquí

en el desvencijado mirador

con religiosa exactitud.

Los segundos:

una gotera en la cabeza

por donde se escurre el tiempo,

gota a gota.

¿Cómo extender las alas?:

¡Tantos barrotes!

¡La sed del pájaro!

Han edificado nuestra casa

cerca del camino

que lleva hasta la muerte …

PALESTINA

 

He caminado mil años

buscando ese paraíso.

Al Falastin de los ancestros

         cabalgando a la luz declinante

                                     con aladas túnicas.

en sus desiertos

       rápidas siluetas dibujando el horizonte.

Eres el oasis que guarda

la reserva de mi espíritu

                          y del mundo.

Encantada por los sueños del laúd

musicando en los campos, en los hogares,

en las sinuosas calles tranquilas,

y en los templos aromados de incienso.

Al Falastin

                   espada legendaria de los tiempos

de súbito vistiendo oscuros ropajes de tragedia

destilando sangre por tu honor mancillado.

Palestina!

       Palestina!!

              Palestina!!!

tu nombre será

                        multiplicado

retumbando en el cielo

hasta hacerse de peligros

                                más que balas

                              para tus verdugos.

Hasta hacerse más dulce que los dátiles

par los que en el corazón

                                        te llevamos.

EL ESPEJO HUMEANTE

AMAZONAS

Acompaño al Chamán
hasta la orilla del precipicio
cada tarde

Abajo el espiral del río Amazonas

con el afluente Manguriary              

arriba tiñendo el Sol                           

                                                            un arco rojo

                                                               temible

                                              El Oficiante Ritual debía estar presente

                                    para concluir el día

                                    y despedir al Sol

                                    de no hacerlo

                                                                  no habría crepúsculo

 De serpientes fui alimentado                                                                        

la sangre del yacaré inundó mi boca                                                           

el leopardo su carne estaba en la mía                                                           

pirañas monos y tapires en cada cédula                                                     

miraban con sus ojos desde mis ojos                                                           

Todo lo que camina                                                                                        

vuela                                                 

o nada                                    

pasó fluyendo por mi corazón asolado                                                          

                                    dejando ahí sus huellas                              

                                    para siempre          

Eran cráneos triturados de sus ancestros con yuca macerada                 

plantas e insectos vivos que fueron siendo una pócima oscura                

con los ojos machacados vértebras fulgurantes flotaban                           

       Oí los cuerpos en sus partes                                                                        

Era otro en el vértigo evanescente                                                                        

y comencé a ver signos en la tierra                                                                        

en las piedras                 

en los árboles

en la piel y en el aire

                                    En su condición de raza-principio                                    

                                    otros animales comenzaron a seguirme                             

                                    sintiendo donde estoy y lo que soy                                    

                                    fuente del misterio

                                    Escuchando a los muertos                   

                                    que me habitaban                                    

                                    desobedecí a mi voluntad                        

                                    y caí socavado en la maleza                          

De mi sombra vi salir lagartos                                                                        

                                    arrastrándome                                    

                                    la respiración.

Fragmento del Libro: “El Espejo Humeante – Amazonas”.

 Editado por Fundación IberoAmericana, año 2005.

Theodoro Elssaca (Santiago, 1958), escritor y artista visual, donde ha ejercido la pintura y la fotografía antropologista. Estudió Diseño y Licenciatura en Estética en la Universidad Católica de Chile. Ha expuesto desde el ’79 en Iberoamérica, en el Medio Oriente y en Roma, Stuttgart, Berlín, Barcelona, Venecia, Bruselas y París, entre otros lugares. Ha publicado, entre otras obras: “El espejo humeante” (poemas, 2005), Viento sin memoria (1984, poemas), Aprender a morir (poemas, 1983), Aramí (poemas, 1993).

http://www.letrasdechile.cl/Joomla/index.php/poesia/1434-1434